Blog

Buscar

Recomendaciones para la lectura: se requiere tener tiempo, papas Sabritas, tequila, mezcal, mimosas, chelas y unos cacahuates Mafer (López-Gatell, obvio ¡tú NO!).

PRIMER ACTO:

La excomisionada del IFAI (hoy INAI), María Elena Pérez-Jaén, reveló que en mayo de 2014 conoció a Alfonso Romo, quien trató de convencerla de la “honestidad valiente” de Andrés Manuel López Obrador. Romo le quiso vender chiles a Clemente Jacques, pero no le salió el numerito.

La charla fue en un departamento en una zona fifí de la Miguel Hidalgo. Él insistió en la transparencia de AMLO como jefe de Gobierno del DF (2000–2005) y quiso convencer a la excomisionada de eso. Ella, siendo consejera de transparencia del DF en 2003, había destapado la telaraña de opacidad de los Segundos Pisos a través del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación, el cual operó Claudia Sheinbaum, secretaria de Medio Ambiente capitalino, porque César Buenrostro, titular de Obras, se negó a hacerlo. AMLO ordenó a sus diputados locales en la Asamblea Legislativa que destituyeran a María Elena como consejera, lo cual hicieron, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó su reinstalación. ¡Así como lo están leyendo!

OJO

Luego supimos que de ese fideicomiso se hicieron pagos injustificados por 323.3 mdp a las empresas que se encargaron de la obra, entre otras, por no decir cientos de irregularidades detectadas en las auditorías. No eran ni son NADA diferentes a los que critican al PRIAN.

Regresemos a la reunión. María Elena le dijo a Romo que AMLO no tenía amigos, sino lacayos (literal, ¡eh!) que se convierten en cómplices y que el tabasqueño sólo quería a un empresario exitoso como interlocutor con la Iniciativa Privada. Seis años después, luego de que Romo dejara la Oficina de la Presidencia de la República, la excomisionada lanzó un: “Te lo dije, Poncho, te lo dije”.

SEGUNDO ACTO:

Tras la revelación de Pérez-Jaén, salieron casos similares. Roberta Garza, escritora y baluarte de Nuevo León, contó una anécdota de 2011, como una calca a la de María Elena. Romo también le relató los desayunos y la vida doméstica y austera de AMLO y Beatriz, y le dijo que nunca había encontrado señales de corrupción en la gestión del entonces jefe de Gobierno del DF, ahora Presidente de México. Peeeero, tampoco la convenció.

PÓNGASE CÓMODO Y SAQUE MÁS BOTANA…

Pues no fueron las únicas. Al parecer Poncho Romo llevaba años con la misma cantaleta de “los austeros desayunos bucólicos”. Lo mismo se lo decía a empresarios y analistas que a políticos.

AHORA ÉCHESE UN FUERTE…

Ante lo revelado por María Elena, el expanista Manuel Clouthier escribió en Twitter: “María Elena Pérez-Jaén, yo fui de los que cayó en los engaños de una cena en ese departamento, y así caí en otros engaños, como cuando en una cena en el Hípico de Poncho nos dijo AMLO: Yo no voy a polarizar al país”. ¡Ah, jijos! Pues esta fue la primera vez que reconoció (a María Elena en Twitter) haber sido engañado por AMLO al asegurarle que NO iba a polarizar al país.

Y déjenme les cuento que Manuel no será de la 4T, pero sí apoya a su hermana Tatiana Clouthier como secretaria de Economía, exempleada de Poncho Romo, y, aunque no están para saberlo, cobraba con Poncho y trabajaba con AMLO. Con decirles que Pérez-Jaén opinó que Tatiana debería estar en un área de manualidades, pues “no se requiere de mucha inteligencia para realizarlas, ya que son movimientos repetitivos, sin mayor esfuerzo”.

Acto seguido, el hermano saltó de la silla y le dijo a María Elena que el comentario NO le parecía gracioso, pues Tatiana es honesta y capaz. La excomisionada le reviró de inmediato: “Lo único que ha mostrado es una ignorancia en los temas legislativos, e, incluso, en sus votaciones erráticas que no correspondieron a sus compromisos”.

TERCER ACTO:

¡López Obrador no se pudo quedar callado! Luego de la revelación de María Elena, el Presidente arremetió contra el INAI. Dijo que el Instituto Nacional de Transparencia es un florero (como Olga Sánchez Cordero, ¡ay perdón, me ofusqué!), que antes se hizo de la vista gorda y simuló que se combatía la corrupción, como cuando resolvió mantener el secreto del caso Odebrecht.

“Miente con todos sus dientes y con sus uñas. La transparencia para él es algo que odia porque lo obligan a entregar lo que quiere ocultar, o de lo que afirma en sus mañaneras y no puede comprobar, el INAI le ordena buscar”, reviró Pérez-Jaén. Y no es por intrigar, pero ella tiene razón, pues la Fiscalía General de la República es quien se ha negado a entregar la información de las investigaciones de Odebrecht, ordenadas en las resoluciones del INAI.

Ah, pero la cosa no acaba ahí, el pasado martes AMLO insistió en que el INAI, e instituciones como Cofece, IFT y Consar deberían revisarse porque no tienen función social.

POR NO DEJAR…

Casualmente todos los organismos a los que AMLO llama floreros son reguladores constitucionalmente autónomos, y no puede controlarlos. Luego entonces, no se puede dudar que, en una de esas, algún legislador de Morena quiera quedar bien con el jefe y proponga reformar, diluir o eliminar alguna de estas instituciones.

Luego entonces, ¿cómo se llamó la obra?

LA CEREZA:

El próximo 6 de junio hay elecciones para renovar la Cámara de Diputados, y el mensaje es muy claro: queremos un país de pesos y contrapesos, o de un solo hombre. ¿Ya verificó que su credencial del INE esté vigente?

Le la columna ‘Sobremesa’ de Lourdes Mendoza en El Financiero

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.


La modificación a la reglamentación de Banxico para que pueda absorber los dólares en efectivo sobrantes está generando una alarma por un supuesto lavado de dinero. Más allá de la realidad, obviamente en cualquier cambio se tienen que regular y atajar cualquier espacio de debilidad que se genere, pero también se deben cambiar las cosas cuando en el status quo existen privilegios que no deben permanecer; hoy lo que sucede es que los dólares siguen entrando a México, pero sólo se depositan en un par de bancos extranjeros y a ellos evidentemente no les debe parecer está modificación. Ahora bien, si los dólares los generan los mexicanos deberían, entonces, ser recursos que generen riqueza en y para los mexicanos. Así pues, que Banxico rescate dichos dólares va en esa misma línea, por lo que no tendría por qué quedarse sólo en la banca privada, que además no es garantía de que ahí no exista lavado de dinero. ¿Cuántos casos conocemos de banca privada involucrada en lavado? Más bien pareciera, en este caso, que se está protegiendo un oligopolio donde no quieren que se meta el gobierno. Y a todo esto, ¿ya consultaron a los migrantes? Es verdad que debemos generar la normatividad necesaria para que no haya desvíos o falta de controles, pero ¿a poco alguien podría garantizar que hoy existen esos controles? No está claro por qué el gobernador de Banxico no está de acuerdo con eso y prefiere que los bancos privados hagan el trabajo que él debería hacer; suena por lo menos raro que una institución de la fortaleza de nuestro Banxico no pueda garantizar mucho mejor que la banca privada (ABM) el buen uso y el mejor control del origen y destino del dinero de nuestros connacionales. ¿Hay gato encerrado?

SHEINBAUM HABLA CON BORJA Y ZOÉ

Quien no deja de sorprendernos es el “famoso” doctor Víctor Hugo Borja, y lamentablemente no para bien. Sí, es él el mismo doctor que hace un par de meses en plena conferencia de prensa olvidó los síntomas que causaba el Covid. O quien, el día 16 de abril, convocó al personal médico “administrativo” del IMSS para que acudieran de manera urgente a una capacitación al día siguiente, pues eran requeridos para asistir a “supervisarhospitales Covid. Sin entender por qué y sin atender a ninguna lógica, ya que ese tema le atañe al personal de atención médica del área del Dr. Peña Viveros, NO al de Administración. El horror de dicha “ocurrencia” fue el fallecimiento del Dr. Roberto Ruiz, QEPD, ginecólogo de quien todo el mundo me dice: no sólo era una eminencia, sino un ser humano espectacular y quien estaba a punto de jubilarse, por lo que nunca debieron exponerlo, ya que era población vulnerable. Fue tan buen ginecólogo que, bajo su coordinación, la muerte materna disminuyó como nunca.

Además, el doctor Borja, a partir de octubre, obligó a todo el personal del IMSS de manera precipitada a dejar el esquema de “home office”, aduciendo que no tenía la certeza de que la gente que se quedaba en casa bajo este esquema estuviera realmente trabajando, ¡así como lo están leyendo! Pero sus ocurrencias siguen sin tener límite alguno, pues mientras Claudia Sheinbaum ha publicado el manual para enfrentar el Covid, en el que claramente se lee que toda actividad considerada como no esencial debe regresar al HOME OFFICE, Borja es uno de los pocos directores del IMSS que NO sigue esas instrucciones. Ah, seguro se defenderá diciendo que ya presentó un manual de “Medidas Preventivas Frente al Covid”, y que en dicho manual se habla del “Home Office” e incluso se dan recomendaciones para los que hacen trabajo en casa, pero bien dicen, candil de la calle y oscuridad de la casa, porque manuales van y recomendaciones vienen, mientras que Borja sigue defendiendo su postura en contra de este esquema de trabajo, y su personal sigue enfermando y algunos lamentablemente muriendo. ¿Zoé, qué onda?

DOBLE MORAL…

Algo que llama la atención es –si supuestamente hubo un delito de corrupción entre AHMSA y Pemex (Emilio Lozoya)– por qué Alonso Ancira es forzado a vender sus acciones y NO Xavier Autrey. Hay que recordar que Arturo Henríquez Autrey era el segundo de a bordo de Lozoya, sólo por detrás de Froylán Gracia. Además, es sobrino de Xavier Autrey y era director de Procura de Pemex y también responsable directo de PMI; según la información publicada por Reuters, una empresa de PMI fue el vehículo para la compra de Agronitrogenados. Aparentemente Arturo Henríquez y Froylán Gracia tienen abierta una investigación por la UIF de Santiago Nieto. Ojalá en la 4T nos expliquen y nos den claridad en el tema de la venta.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.



El presidente de Morena, Mario Delgado, seguro sufrió calenturas muy altas con las cuales debió de alucinar si no, no podemos entender cómo hace tres días pudo sentirse orgulloso de recibir una carta del Partido Comunista de Cuba siendo un neoliberal itamita.

Y justo en estas alucinaciones es que decidió agarrar al exsubsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, para que le maneje los dineros. Sólo alucinando rescatarías a alguien que salió de Aduanas, señalado por presuntos actos de corrupción. Y si Porfirio Muñoz Ledo, de su mismo partido, se atrevió a confrontarlo ¡imagínense los adversarios!

Siguiendo con esas alucinaciones es que creemos que Mario leyó que el expresidente de su partido, Alfonso Ramírez Cuéllar, pedía revisar la encuesta que definió la presidencia de Morena, pero para su mala suerte esa NO fue una alucinación, fue la verdad.

Pues bien, ahora que Mario Delgado anunció que está libre de Covid-19 tiene mucho que hacer para que los morenistas comiencen la operación cicatriz, ya que tienen más tribus que el mismísimo PRD en sus buenos tiempos.

En Morena no han terminado de entender que son un partido político y no un movimiento social. Si algo nos ha enseñado la historia es que la división de los militantes los lleva al desastre, pregúntenle al PRI y al PAN.

Recuerden cuando se hicieron pedazos Josefina Vázquez Mota y Ernesto Cordero, cuando ambos aspiraban a la candidatura del PAN para la Presidencia de la República, en 2012. Ese año, el blanquiazul perdió la silla presidencial.

Años más tarde, las confrontaciones provocaron que Felipe Calderón Hinojosa y Margarita Zavala salieran del PAN. El comportamiento polarizante — como el de AMLO — de Ricardo Anaya, como presidente del partido, causó que Margarita se fuera del partido en el que militó por 33 años. Calderón se fue, no sin advertir que Acción Nacional estaba controlado por “una camarilla”.

En el PRI no cantaron mal las rancheras. Cuando van separados, pierden. Baste recordar la historia con Labastida, Madrazo o con el candidato ciudadano, Meade, quien nunca quiso al Revolucionario Institucional.

O el PRD, cuando Ebrard les dijo a los Chuchos — Ortega y Zambrano — que no participarán en el pacto por México, sedición que los dividió. Y hoy en Morena hay señales contundentes de desencuentros. Si en tiempo récord lograron ser un partido político, en tiempo récord han mostrado sus pugnas. La más reciente entre Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, pero aun no hay tregua entre Ramírez Cuéllar y Yeidckol Polevnsky. Y ojo ¡eh!, porque en año electoral, el tema de las candidaturas casi siempre desata a los diablos.

Así como pinta el panorama, los enemigos más fuertes de Morena son el fuego amigo y el doble discurso.

Así que más le vale a Mario Delgado dejar sus desvaríos y ponerse las pilas porque se acercan las elecciones de 2021, las más grandes en la historia del país, donde estarán en juego 21 mil 368 cargos de elección. Se elegirán a 500 diputados federales, 15 gubernaturas, más de mil diputados locales y mil 926 ayuntamientos y, lo más importante, se pondrá en balanza el poder real del partido gobernante en México: Morena.

Hoy en día, intentar pensar quién o quiénes llegarán al 24 es una sandez, una total y absurda pérdida de tiempo, pues sin 21, simplemente no hay 24. Y separados cómo están y van en Morena, el partido se quedará en Movimiento y Mario con una silla sin poder.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en Eje Central

Lourdes Mendoza Peñaloza, 2020

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • Blanco Icono LinkedIn